La novela venezolana

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La novela venezolana

Mensaje  ANICIA FLORES el Miér Jul 20, 2011 2:50 pm

La novela venezolana data del siglo XIX, en la época que se ha señalado como costumbrista o naturalista, interesada en relatar una historia, pero poco preocupada por el "...diseño formal y la modulación psicológica de sus personajes..." (Pacheco, et. al. 2006:189). Es con la novela modernista (la de finales del siglo XIX) con la que se empieza a explorar un discurso distinto, interesado en la revelación de la conciencia de los personajes, dejando espacio para la expresión de su subjetividad. Para ello, se apoya en diversos recursos expresivos: el monólogo interior, el uso de imágenes y símbolos poéticos y figuras discursivas como el símil y la metáfora. Esta novela también trae otra novedad: se escapa de lo que, hasta ese momento, había sido su escenario natural, el campo, donde los personajes eran planos (sólo se mostraba su hacer, mas no su ser) para conducirnos hacia la ciudad y, junto con ella, a la multiplicidad de rostros que puede manifestar una misma persona. Como todo habitante de ciudad, es un ser en crisis, neurótico que deja ver su subjetividad en un viaje en el que intenta reconocerse como opuesto a la barbarie de su entorno. Es también un ciudadano del mundo que mira a su país desde la separación emocional, ya que estando aquí añora todo lo que le ofrece "lo civilizado" (Europa, Norteamérica). Es esta circunstancia la que nos muestra un ser que se metamorfosea y cambia paradigmas resultando a veces contradictorio, por tanto, irreconocible hasta para sí mismo. Una persona en la búsqueda de su propia identidad, fenómeno que no le es exclusivo dado que es el reflejo de país...

ANICIA FLORES
Admin

Mensajes: 31
Fecha de inscripción: 08/06/2011
Localización: Nueva Esparta

Ver perfil de usuario http://literaturavenezolana.forovenezuela.net

Volver arriba Ir abajo

La Originalidad de la Novela Venezolana.

Mensaje  Laura Velásquez el Dom Jul 31, 2011 11:11 pm

La novela venezolana tiene sus orígenes a mediados del siglo XIX, luego de la publicación de Los Mártires, de Fermín Toro en 1842. En las primeras novelas se reflejan los postulados de las corrientes literarias que para la época prevalecían en el ámbito mundial. Excepto las inscritas en el marco del modernismo, movimiento literario de origen latinoamericano. En el Romanticismo venezolano, tuvieron gran aceptación las novelas de carácter histórico como, Blanca de Torrestella (1868), de Julio Caleaño; así como también, novelas de denuncia como: Zarate (1882) de Eduardo Blanco y Peonía (1890) de Manuel Vicente Romero García. Las primeras novelas venezolanas fueron escritas para denunciar las injusticias sociales y es a partir del siglo XX que estas preocupaciones se relajan y cobran valor literario y estético, un ejemplo de esto se revela en la producción de Manuel Díaz Rodríguez, quien publicó en 1901, Ídolo Rotos, dónde se percibe una fina sensibilidad que idealiza la naturaleza venezolana con un lenguaje cuidado y culto.
Para Fernando Royuela “La novela carece de reglas. La novela es por excelencia el último bastión de la libertad creativa del individuo. La novela es el territorio de la fantasía el trasunto imposible de la realidad, el big bang del pensamiento libre y el instrumento con el que el mundo se reinventa una y otra vez. Para catarsis, puro caos, para pasión"
A diferencia del cuento que es una narración breve, se da en un espacio y tiempo determinado, donde no hay profundidad en los aspectos de los personajes, la novela es de mayor extensión, puede manejarse en diferentes espacios y tiempos, sus personajes son más elaborados describiendo mejor sus perfiles hasta psicológicos.
Una ejemplificación magistral de la novela venezolana de la actualidad es la escrita por el autor Héctor Torres nacido en Caracas en el año 1968, autodefinido como autor del asombro, incluye el mundo femenino como el más privilegiado de esos asombros. Descubrió su vocación por el mundo femenino desde los cinco (5) años y no fue con la Huella de Bisonte (Norma 2.008), esta obra constituye su más amplio abordaje literario, finalista del Premio Adriano González León. El tema central de esta novela es la historia de tres personajes principales bien caracterizados y marcadas sus personalidades: Karla, Mario y Gabriela, quienes se van entrelazando por medio de un juego de erotismo refinado que envuelve al lector durante toda la obra asegurándose que la leerá hasta el desenlace con el mismo interés que al principio. Aquí se refleja el inicio de la vida sexual de los adolescentes, el paso de niña a mujer y los celos. Enseñándonos que la madurez a veces no nos sirve de nada porque igual somos vulnerables a cometer errores.
El titulo se puede entender desde la perspectiva de que un bisonte es un rumiante salvaje como el toro, animal que es una fiera y agresivo, tal cual es Karlabisonte fiera, perversa, única, atrevida, voraz y por donde quiera que pasa deja su huella bien marcada que no es nada alentadora, al contrario por andar parece haber pasado un tornado que arrasa con todo.
La Huella del Bisonte narra una historia muy interesante en un lenguaje muy sencillo aunque culto y trabajado, con el que cualquier lector puede enamorarse de ésta excelente obra, Torres describe de una manera bastante clara la explosión de las hormonas femeninas que le hicieron a Karla descubrir la región prohibida, ella la niña con cuerpo y mente de mujer podía volver locos a los hombres, como ella misma decía “los hombres son el poder. Pero son aún más frágiles que lo que aparentan”. Aún más cuando se trata de Mario el papá de Gabriela su mejor amiga, los tres juntos viven momentos increíbles en distintos lugares de Caracas: la Cota Mil, Plaza Venezuela, Los Ruices, el cine del CCCT, entre otros, y en la cueva como llamaban el apartamento de Mario, donde comió de la fruta prohibida o bebió del veneno que es mejor no probar, como le decía Miguel (el cantinero), entre juegos de deseo y pasión viven una relación cargada de misterios y rebeldía.
Gaby y Karla tienen decepciones amorosas con hombres mayores que ellas, luego establecen relaciones con muchachos de sus edades Raúl y Beto respectivamente, el final es algo inesperado pero entendible por tratarse de Karla una fiera indomable que aprendió a dominar los hombres desde niña y a obtener su atención, quizás su personalidad se debió por la vida que le tocó vivir al lado de Raquel su madre y sus novios de turno, además por la jornada diaria, debido a que por ser madre soltera le negó a su hija la atención que siempre necesito y tanto anhelaba.


Laura Velásquez

Mensajes: 5
Fecha de inscripción: 13/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La novela venezolana

Mensaje  Greicy Mattey el Vie Ago 05, 2011 4:45 pm

Muchos autores coinciden al afirmar que la novela venezolana comienza a mediados del siglo XIX, tras la publicación de Los Mártires, de Fermin Toro en 1842. La novela venezolana surgió de la crisis y la problemática de una sociedad desorientada, que buscaba desesperadamente sujetarse a cualquier soporte que impidiera su naufragio.
Entre de los novelistas venezolanos podemos encontrar a: Rómulo Gallegos, Teresa de la Parra, Arturo Uslar Prieti; dentro de los mas actuales encontramos a Federico Vegas, Hector Torres, este último es uno de las mejores letras narrativas en la actualidad y el futuro venezolano, nació en Caracas en 1968. Entra a la novelística venezolana por la puerta grande con La huella del bisonte, esta obra se caracteriza por la descripción de de lo femenino, de situaciones propias de la mujer,este escritor logra ponerse en los zapatos de ellas. En la huella del bisonte puede verse reflejado los sentimientos, pensamientos, emociones y situaciones propias de las mujeres, como el comienzo de la adolescencia. El tema central de la novela es el comienzo de la adolescencia de dos chicas y todo lo que conlleva esa etapa, las ganas de vivir de la chicas y de querer comerse el mundo y creer que se las saben todas. La 1ra es Gaby, una adolescente que se enamora de su profesor, y éste valiéndose de su experiencia y de su edad se aprovecha de la ingenuidad de ella, logrando acostarse con con la chica para luego dejarla como si nada hubiese pasado, dejando en ella el sabor amargo de la desilusión, decepción y el arrepentimiento; la 2da adolescente es karla que valiéndose de su juventud logra envolver al papá de su amiga Gaby, aprovechándose de su soledad logra que Mario enloquezca por ella llevándolo a cometer actos inapropiados para luego romper relación con él siguiendo su vida de adolescente con chicos de su edad.
El título de la huella de bisonte lo puedo entender que por la actitud de alguien, es decir, en este caso el temperamento de karla es capaz de hacerle entender a alguien mayor, en este caso Mario, que él a pesar de su experiencia no tiene la facultad de controlar todo lo que le rodea ni de paralizar el tiempo, que el curso de la vida continúa para todos por igual y que solo queda conformarse con lo que se ha vivido y con lo que se ha obtenido y lo que no pudo obtener por situaciones de tiempo debe dejarlo ir y no seguir retenido a ello.En fin que la vida sigue igual para todos y que el tiempo no perdona y no hay nadie con la capacidad de detenerlo ni de dominar lo que acontece en él y sólo queda el recuerdo nada más y tenemos que conformarnos con eso.

Greicy Mattey

Mensajes: 3
Fecha de inscripción: 13/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

La novela en Venezuela

Mensaje  Susan Guzmán el Sáb Ago 06, 2011 11:49 am

A modo de conocer el cómo y cuándo se inicia la novela en nuestro país, podemos decir que para el año 1830 Venezuela atravesaba por una fuerte crisis política y económica: Las tierras se encontraban desasistidas, el hambre se apoderó del territorio nacional y la Constitución favorecía únicamente a un sector social.
Existían serias desigualdades que conllevó al grupo “dominados” a mostrar desinterés y resignación ante cualquier tipo de lucha con los dominantes, razón por la cual estos últimos logran consolidarse en el poder. Pero, durante 1840 se generan conflictos internos que los expone a perder sus privilegios; atemorizados ante dicha posibilidad buscan propiciar el diálogo y el acuerdo con nuevas estrategias discursivas. La respuesta de Fermín Toro en 1842 consistió en la publicación de la primera novela venezolana Los Mártires, con la cual expresa sus propuestas de justicia y equidad.
Ahora bien, si establecemos una comparación entre la novela y el cuento venezolano apuntaríamos principalmente hacia su estructura. La novela a diferencia del cuento es una narración extensa que describe con mayor profundidad a los personajes, pues el espacio y el tiempo que ofrece permiten abarcar aspectos que en el cuento son tratados con más sencillez y sugestión.
Un ejemplo claro de lo mencionado lo constituye la novela “La huella del Bisonte” del escritor Héctor Torres, quien en un principio realizó estudios en informática y desde hace algún tiempo edita en internet en el sitio ficción breve venezolana.
La huella del Bisonte es un texto que en mi opinión está cargado de mucho erotismo, es una novela cuyo tema principal explora lo concerniente a la sexualidad en la adolescencia como el inicio de un camino desconocido e impredecible. Su título puede entenderse como el paso de un animal sin control, luego de leer la obra se traduce en los estragos que ocasiona Karla en la vida de Mario y de alguna manera Álvaro en la vida de Gabriela (Aunque el animal alude indudablemente a la protagonista Karla por ser una muchacha a la que no le importa herir los sentimientos ajenos).
Karla es la mejor amiga de Gabriela y ésta a su vez es la hija de Mario (hombre de 40 años al que Karla seduce, enamora y luego desecha). Los tres encabezan una historia poco usual y nos ayudan a afirmar que la experiencia de nada sirve y que en el amor nada es predecible.
pale Embarassed Laughing Shocked


Susan Guzmán

Mensajes: 3
Fecha de inscripción: 10/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

La Novela en Venezuela

Mensaje  María Eugenia Hernández el Dom Ago 07, 2011 12:59 pm

Muchos autores coinciden al afirmar que la novela venezolana surge a mediados del Siglo XIX, tras la publicación de Los mártires, de Fermín Toro en 1842. Las primeras novelas venezolanas siguen los postulados de las corrientes literarias que para la época prevalecían en el ámbito mundial. A excepción de las inscritas en el marco del modernismo, movimiento literario de origen latinoamericano. En el tardío romanticismo venezolano, tuvieron gran aceptación las novelas de carácter histórico que se adaptaban al espíritu romántico.
También se puede decir que la telenovela, se convierte en un nuevo fenómeno que arribó a tierras venezolanas y que ésta marcaría el destino de entretenimiento de los venezolanos.
La diferencia básica entre la novela y el cuento, es que el cuento únicamente narra una historia y una acción, mientras que la novela puede hablar de varias y historias y acciones que rondan en mismo tema. La novela puede ser varios cuentos, lo que le da una extensión amplia, para explicar al lector el tema o la idea propuesta; mientras que el cuento, no.
El cuento es una obra corta, mientras que la novela es una obra de mediana a larga longitud.
En el cuento los personajes carecen de profundidad y en la novela los personajes tienen o al menos deben de tener profundidad y un carácter bien definido.
Los intervalos en el cuento son muy cortos, mientras que en la novela son más largos y consta de capítulos.
El final del cuento suele ser abrupto, a diferencia de la novela el final es más extenso.
La Huella del Bisonte es una novela poco común en nuestro panorama literario. Es una cruel ficción, además de crear un suspenso narrativo, ya que su inicio, desarrollo y desenlace son absolutamente previsibles a pesar de ser como las historias de amor que se viven en la vida real.
En esta novela se descubre el sexo en una adolescente; también el límite al cual puede llegar por ser con un hombre que va camino a la vejez.
El título de esta novela se puede entender como unos pasos a seguir para alcanzar lo que se desea, desde una perspectiva más centrada a lo contemporáneo, con mucha realidad y posibilidades, los cuáles son esenciales en las obras de nuestro tiempo.
Considero que el tema central de la novela se refiere al descubrimiento en la adolescencia, con un hombre que se aproxima a la edad provecta, es decir, a la muerte, con miedo y con dudas que abarcan su vida entera.
Héctor Torres es un narrador venezolano nacido en la ciudad de Caracas en el año 1968. Ha publicado Libros de Cuentos: Trazos de Asombro y Olvido, Episodios Suprimidos del Manuscrito G, entre otros. Por otra parte la novela La Huella del Bisonte.
Para el año 1998 fue ganador del 1er premio en los concursos Semana de la Juventud y Poeta Pedro Buznego. Cabe considerar por otra parte que edita en internet el portal Ficción Breve Venezolana.
Uno de los logros de ésta novela, no es sólo como Héctor Torres cuenta el suceso sino la delicadeza y finura con que lo hace, distante a toda tosquedad, con la cual nos narra aquel suceder porque sutiles son los sucesos de la sensualidad, sus vivencias tienen que ser exquisitas para llegar hondo al atraerse una mujer y un hombre, como es en este caso.
flower

María Eugenia Hernández

Mensajes: 3
Fecha de inscripción: 27/06/2011
Edad: 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La novela venezolana

Mensaje  rusangele marin el Mar Ago 09, 2011 11:51 am

Muchos autores coinciden al afirmar que la novela venezolana surge a mediados del Siglo XIX, tras la publicación de Los mártires, de Fermín Toro en 1842.y que a su vez estaban relacionadas con las corrientes literarias que prevalecían a nivel mundial. Sin embargo la historia de la Literatura Venezolana, es tan extensa e interesante, que funciona como tribuna para denunciar las injusticias sociales, o como instrumentos pedagógicos o de construcción de la identidad nacional. Para el año 1910 es donde se toma como punto de partida nuevas experiencias estéticas que reaccionan en contra del modernismo e intentan escribir acerca de la vida común. De manera que se perfila una nueva expresión literaria de carácter realista.
Para conseguir tal objetivo se toma el "personaje novelesco", como punto central donde confluyen los intereses del escritor, del lector y de la sociedad venezolana en general donde se exige la participación de una crítica no tradicional, diferente, fresca, que pueda combinar la rigurosidad histórica con la imaginación creativa, que sea capaz de generar un discurso comprensible y, a la vez, poético, y que ese discurso pueda nacer desde los espacios cálidos de la literatura misma. Y que permita darle a la novelística venezolana la posibilidad de que hable, interrogue, discuta o calle. Devolverle su autonomía y encanto, muchas veces mutilados por la exagerada, y casi dependiente utilización, de otras disciplinas ajenas a ella misma, que en vez de acercarnos a su comprensión, nos aleja inevitablemente.
Entre de los novelistas venezolanos más resaltantes podemos encontrar a: Rómulo Gallegos, Aquiles Nazoa, periodista, poeta y humorista, Andrés Eloy Blanco, Teresa de la Parra, Arturo Uslar Prieti. Entre los más actuales se pueden encontrar a Vargas llosa, Federico Vegas, y Héctor Torres; Nació en Caracas en 1968. Entra a la novelística venezolana por la puerta grande con La huella del bisonte, una obra que se caracteriza por la descripción de lo femenino, de situaciones propias de la vida real y al que él le da un toque característico en donde se evidencia la sublimidad con que se refiere a la mujer.
Una novela refinada que deja al descubierto el paso adolescente-mujer, y los conflictos que se pueden producir si las decisiones tomadas no son las más acertadas. Tal es el caso de karla, quien descubre a través de la masturbación las distintas sensaciones que tiene su cuerpo. Más adelante utiliza este para confrontar a su madre, a quien no ve como tal, sino como a una “carajita” dado que esta atraviesa por una serie de conflictos, lo que no le permite seguirle el paso a su hija preadolescente. Además de desarrollar una especie de inteligencia maliciosa que le permite descubrir no solo sus dotes físicos sino desenvolverse con facilidad de cualquier situación que se le presente.
Tal es el caso en donde utiliza su amistad con Gaby,(su mejor amiga quien también tiene su primera experiencia emocional con un hombre adulto, la cual no funciona debido a que el se aprovecha de su experiencia para utilizarla) para seducir a su papa Mario, un hombre de cuarenta años, quien no ha tenido suerte en sus experiencias sexuales y busca un poco de amor en esta joven, literalmente volviéndose loco, atreviéndose a todo sin importarle nada, y él, que se enamora de todas las características de esta niña, quien logra hacerla suya lo que no le servirá, porque karla al tenerlo se fastidia y vuelve a su vida normal, en donde le importa a ella y han sido muy pocos los principios que ha aprendido en su corta vida.
La huella del bisonte debe su nombre a tosas las pistas que iba obteniendo Mario para encontrar a su joven amor.


rusangele marin

Mensajes: 3
Fecha de inscripción: 22/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

La Huella del Bisonte

Mensaje  Jairy Romero el Mar Ago 09, 2011 10:45 pm

Muchos autores afirman que la novela venezolana surge a mediados del Siglo XIX, tras la publicación de Los mártires, de Fermín Toro en 1842. Las primeras novelas venezolanas siguen los postulados de las corrientes literarias que para la época prevalecían en el ámbito mundial. A excepción de las inscritas en el marco del modernismo. En el tardío romanticismo venezolano, tuvieron gran aceptación las novelas de carácter histórico que se adaptaban al espíritu romántico, como Blanca de Torrestella (1868), esto sirvió como influencias románticas para que se escribieran muchas novelas que tenían como temática principal los sentimientos, denuncias a las injusticias sociales y la construcción de la identidad nacional.
A partir de los inicios del siglo XX, estas preocupaciones se fueron relajando: el valor literario y estético cobrará mayor importancia, sobre todo tras el surgimiento del modernismo, en el que prevalecía el cuidadoso lenguaje y el adorno retórico. Son piezas claves para comprender la producción de este período las novelas de Manuel Díaz Rodríguez quien publica en 1901 su primera novela: Ídolos rotos; a través de esta novela y del resto de su producción, percibimos una fina sensibilidad que idealiza la naturaleza venezolana, cruzada por tipos y costumbres; sensibilidad plasmada en las páginas a través de un lenguaje cuidado y extremadamente culto.
Es importante señalar una novela poco común en nuestro panorama literario, la huella del bisonte escrita por Héctor Torres (2008), narrador Venezolano nacido en Caracas en 1968. Siendo ésta una novela que narra acontecimientos elegantemente eróticos o erotismo refinado como lo dice la contratapa de esta obra. Acontecimientos que pueden observarse en el día a día, en personas comunes, en las cuales despierta el deseo y curiosidad por la sexualidad femenina.
Así arranca la trama en esta historia; curiosidad, atracción y deseo entre un adulto y una adolescente, una adolescente (Karla) que es capaz de explorar y complacer sus deseos, que aprende como seducir a Mario (el señor cuarentón), atrapándolo en su juego de querer o aprender a ser mujer, poniendo en práctica cada paso, cada detalle, lleno de erotismo y sensualidad, convirtiéndose en mujer, adheriendo a Mario a ella y sembrando en él la firme necesidad de hacerla suya.
El desarrollo de esta polémica avanza de acuerdo a cada movimiento, a cada situación que practicó y que fue aprendiendo desde niña, su perversidad, su poca ingenuidad y sus caprichos le muestra a Mario que la experiencia de nada sirve, que Karla se convierte en el bisonte que aparece en su vida, generando cambios e inquietudes en su vida tranquila de escritor, tal cual como lo relata Héctor Torres en su novela al referirse al poblador de las cavernas (Wilson) pues ya Mario no dominaba su tranquilidad, esa mujer a medio terminar, como la llamaba, generó en su vida una sensación de peligro y vulnerabilidad mostrando que él, Mario, señor cuarentón ya no dominaba al mundo que lo rodeaba.
Como muestra de ello puedo comentar algunas escenas de la novela que me sumergieron como lectora en un ambiente de emoción, de felicidad y hasta de erotismo entre ellas cabe mencionar:
“Comenzó a pedalear con fuerza, dando vueltas a la manzana. Lejos de disminuir, las sensaciones aumentaban con cada vuelta, como la temperatura dentro de su ropa interior. Como cuando tenias ganas de orinar, pero de un modo más inquietante. Y más placentero. Luego d varias vueltas regreso a casa agotada. Al llegar a su cuarto, algo en el pecho, sin definición ni pausa le impedía estarse quieta. Dejo entonces que el instinto tomara el control”.
En esta escena que se da en el comienzo de la novela podemos ir descubriendo como es que Karla va adquiriendo sus habilidades para manipular y seducir a Mario, como va descubriendo su cuerpo y como el autor de una forma detallada describe escenas eróticas que enganchan el interés de lector hasta la última página de este libro.
“En un rincón pasaba Gaby, con su sonrisa intacta como si nunca la hubiese visitado el dolor. Gabynaturaleza: espléndida e inalterable, cayendo siempre de pie, soportándolo todo y renaciendo perpetuamente. Y en otro rincón aquella herida pequeña: karlabizonte, inalcanzable mutando y muriendo a lo lejos. Y él, de súbito viejo y agotado, desilucionado porque la vida, la felicidad, el placer, nunca fueron lo que creyó; porque no había entendido nada y ya no tendría oportunidad de darle vuelta al asunto”.
En lo antes expuesto se muestra un poco la descripción que realiza el autor sobre dos personajes tan diferentes, y que a su vez son amados por un mismo hombre, Mario, un amor de hija (Gaby), el otro un amor de mujer (karla), de pasión hacia un cuerpo firme y fragante como el de una goma de borrar.



Jairy Romero

Mensajes: 3
Fecha de inscripción: 17/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

La novela en Venezuela

Mensaje  Paola Rodríguez el Miér Ago 10, 2011 9:46 pm

Tal y como muchas de ustedes lo han mencionado, en Venezuela, la novela tiene sus inicios a mediados del siglo XIX, con la publicación de "Los martires" de Fermín del Toro (1842); ésta se diferencia de los cuentos venezolanos, en cuanto suele ser más extensa y explicíta, ya que describe detalladamente los personajes y las circunstancias que en ella se presenten; como ejemplo de novela venezolana tenemos "La huella del bisonte", de Héctor Torres (narrador venezolano); la cual tiene como protagonistas principales a karla, Mario y Gaby, y como tema central; el cambio de niña a mujer que vive una joven.
Se trata de una novela poco común, como la mayoría de las venezolanas; en la que se detallan diversos aspectos que suelen ser de la vida cotidiana, como el día a día de una familia, sus rutinas, su forma de ser y además está presente, desde el inicio hasta el final de la misma, un erotismo que envuelve a los personajes, y es éste el principal ingrediente que le da desenlace a las acciones de la novela; estableciéndose una apasionada relación entre karla, una joven de quince años con Mario, un hombre de unos cuarenta, pero no es cualquier hombre; sino que es el padre de su mejor amiga (Gaby); quienes sostienen una relación a escondidas en la que se dan diversos encuentros fortuitos, durante varios meses, hasta el punto que sin darse cuenta, Mario se había enamorado de Karla, pero se sentía un delincuente por lo mismo, por estar con una menor de edad, pero, en cambio; karla se mostraba indiferente ante Mario, actuaba con astucia y malicia para tener a Mario y a muchos hombres rindiéndose ante ella, eso le ocasionaba un gran goce; pues le hacia sentir bien, el saber que con su femineidad lograba dominar a los hombres; y es precisamente con ello que asocio el título "La huella del bisonte", con la huella que deja Karla en la vida de Mario, una huella imborrable, que difícilmente lograría olvidar tras el pasar de los años; como la huella de un bisonte que se mantiene firme, que sobrevive y por donde pasa deja sus rastros.
flower Like a Star @ heaven flower

Paola Rodríguez

Mensajes: 2
Fecha de inscripción: 23/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.